Inversiones financieras a corto plazo

¿Qué son las inversiones financieras a corto plazo?

Por lo general se consideran inversiones financieras a corto plazo aquellas con una duración inferior a un año.

Esto es debido a la influencia de la normativa contable, pues las inversiones a menos de 1 año se catalogan como activo circulante (o activo corriente).

Más allá de la clasificación contable hay que tener en cuenta que para considerar las inversiones financieras a corto plazo deben poseer una alta liquidez, o en caso contrario un periodo contractual claro por debajo de los 12 meses.

Un ejemplo del primer caso, es decir de activos altamente líquidos sería el caso de acciones de empresas cotizadas en mercados primarios, es decir la Bolsa de Valores. Estas acciones cotizan todos los días laborables y tienen un oferta y demanda alta.

Un ejemplo de una inversión no sujeta a negociación secundaria, pero con un periodo claro sería por ejemplo un préstamo participativo en una plataforma crowdfunding con período de inversión inferior al año.

Recomendaciones en inversiones financieras a corto plazo

Cómo principio universal en inversión se recomienda disponer solo de aquel capital que no se precise hasta largo plazo, y yendo a las últimas consecuencias el que se esté dispuesto a perder. Por ello, si vamos a invertir a corto plazo cobra especial repercusión la seguridad, la volatilidad y la liquidez de nuestra inversión.

Seguridad

Estar seguros de donde invertimos es uno de los aspectos claves antes de confiar nuestros ahorros a terceros. Cerciórate que tanto el activo a invertir como el intermediario o bróker son fiables, y a poder ser regulados.

La mayoría de inversiones serias están reguladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), así que es un buen punto de partida comprobar el registro de las empresas con las que queremos invertir.

Volatilidad

Las fluctuaciones de precio de un activo es lo que se conoce como volatilidad. Para inversiones a corto plazo deberíamos de huir de inversiones con probabilidad alta de volatilidad a corto.

La compra de acciones en el mercado de valores (La Bolsa) es un claro ejemplo de inmediatez, pero a su vez de volatilidad, por eso no es el mejor ejemplo para el corto plazo, sino más bien para el medio-largo plazo. Una excepción a esto sería el perfil de inversor a intradía, pero aquí ya tocamos terreno peligroso, y desde luego no apto para noveles.

Liquidez

La liquidez es la capacidad de recuperar el activo invertido en dinero, es decir la venta de este. El caso de las acciones cotizadas en mercado primario es un ejemple de liquidez, pues se pueden vender en cuestión de minutos (incluso segundos), siendo un activo de alta disponibilidad.

Hay que analizar que posibilidades existen de que precises el capital invertido antes de lo esperado, junto con la volatilidad antes mencionada. En caso de necesidad es importante la negociabilidad, esto es que puedas liquidar el activo, bien en su mercado primario o en un mercado secundario. Hay inversiones que no permiten esto, por ello hay que prever muy bien que necesidades nos pueden surgir, y mejor aún si inviertes un importe que no vayas a necesitar.

Ejemplos de inversiones financieras a corto plazo

Algunos ejemplos de inversiones a corto podrían ser:

  • Préstamos participativos o crowdlending (o su variante de crowfunding)
  • Acciones
  • Dividendos de acciones
  • Depósitos bancarios de duración inferior al año
  • Cuentas remuneradas
  • Letras del Tesoro
  • Fondos de inversión

Préstamos participativos

Con la popularización de los sistemas de inversión entre particulares (P2P) se ha facilitado este tipo de inversiones. En ella una empresa busca financiación alternativa de pequeños inversores a través de plataformas reguladas.

Encaja en este concepto el préstamo participativo o crowdlending, pues se establece un plazo y un tipo de interés. El Crowdfunding es un concepto parecido, pero en lugar de proceder a la operación como prestamista, el inversor se convierte en “accionista”, con lo cual si el proyecto no lleva el rumbo esperado el inversor debe asumir ciertos riesgos, como que la rentabilidad no sea la esperada o que se demore más el proyecto.

Acciones

Para entrar a corto plazo debemos fijarnos en acciones cotizadas en mercados principales y con baja volatilidad. Son las conocidas Blue Chips, pues no interesa entrar en empresas con baja capitalización y por tanto poco movimiento de compra-venta.

mis finanzas personales

Dividendos de acciones

Un complemento a la alternativa anterior es fijarse en el reparto de dividendos, que en las grandes empresas suele ser dos veces al año. Así pues, es buena estrategia entrar en una empresa para recoger posteriormente el dividendo. Eso sí, ten en cuenta que una vez repartido el valor de cotización de la acción se reduce el mismo importe que se ha repartido por dividendo.

Depósitos bancarios a c/p

Cualquier depósito bancario por un plazo inferior a un año se puede calificar de una inversión segura a corto plazo. Eso sí, el rendimiento que obtendrás es muy pequeño.

Cuentas remuneradas

Existen cuentas bancarias que ofrecen interés por el importe que hay en ella, a veces son cuentas en que no se puede disponer inmediatamente de nuestros ahorros y establecen ciertos periodos para ello, es lo que se conoce como ventanas de salida.

Este tipo de productos han ido desapareciendo estos últimos años con la bajada de los tipos de interés.

Letras del Tesoro

Son inversiones en deuda soberana (deuda del Estado) por periodos de 3, 6, 9 o 12 meses. Con el Euribor en negativo las rentabilidades actuales están por debajo de cero, así pues no es una opción recomendable si lo que buscas es algo de rendimiento.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión son un activo típico de largo plazo, pero que podríamos usar para nuestros intereses a corto. Son gestores de inversión que usan el importe recolectado de forma colectiva para hacer grandes inversiones diversificadas, por ejemplo, con acciones de distintas empresas y/o combinado con activos de renta fija.

Una de las ventajas que tiene es la fiscalidad, si no nos salimos del fondo no hay que tributar por ello, aun teniendo ganancias, con lo que el interés compuesto jugará a nuestro favor sacando un rendimiento extra en caso de que finalmente mantengamos a largo plazo. El siguiente aspecto positivo es que en caso de incurrir en pérdidas las podemos compensar durante los 4 ejercicios fiscales posteriores.

Checklist. Comprueba tu propuesta de inversión a corto plazo

No necesitaré este dinero al menos en 2 años

Es una inversión con suficiente Seguridad

Volatilidad controlada

Tiene liquidez suficiente o ventanas de salida